viernes, 31 de julio de 2009

La Asociación Salamanca Memoria y Justicia homenajeará a las más de mil personas asesinadas en la provincia de Salamanca durante la Guerra Civil.

_

"Es emocionante saber que por fin se va a realizar un homenaje a ...

Salamanca24horas - Diario Digital de Salamanca -

"Es emocionante saber que por fin se va a realizar un homenaje a las víctimas del franquismo"La Asociación Salamanca Memoria y Justicia pretende homenajear a las más de mil personas que fueron asesinadas en la provincia de Salamanca durante la Guerra Civil. Los actos tendrán lugar este viernes en Ciudad Rodrigo y el sábado en Béjar y consistirán en la inauguración de sendos monolitos

30/07/2009

Los responsables de la Asociación Salamanca Memoria y JusticiaSegún ha declarado Severiano Delgado, presidente de la Asociación Salamanca Memoria y Justicia, "es emocionante saber que por fin se va a realizar un homenaje a las víctimas del franquismo en la provincia". Con este acto no sólo se quiere homenajear a las personas cuyos nombres aparecerán en los monolitos, sino a todas las víctimas.

"Queremos centrar el homenaje en las familias de estas buenas personas" ha remarcado Severiano Delgado, las cuales llevan muchos años luchando por mantener viva la memoria de unos familiares "que fueron ajusticiados sin haber cometido ningún delito".

En la presentación de los actos,, que ha tenido lugar esta mañana han estado presentes Luis Calvo, presidente de honor de la asociación, Emilio Gómez, vocal y el presidente de la misma, Severiano Delgado, acompñados de Juan José Aparicio y Víctor Criado, familiares de víctimas de la represión que han compartido sus vivencias con los asistentes.

Familiares de represaliados
Juan José Aparaicio es hijo de Eduardo Aparicio, que en 1936 ocupaba el cargo de director del Banco del Oeste en Ciudad Rodrigo. Juan José Aparicio pertenece a una familia duramente represariada durante la guerra: varios familiares ocupaban diferentes cargos en el momento en que estalló la guerra y por ello fueron fusilados y enterrados en fosas comunes. Po ellos "estos actos tienen un valor sentimental muy importante" para Juan José y su familia.

Aparicio, ha querido remarcar que "estos actos no tienen la intención de abrir viejas heridas, sino de cerrarlas a través de trabajo reflexivo y sosegado" y ha insistido en que no deben tergiversarse sus intenciones ya que "esa terrible página de la historia de España sigue sin haberse pasado". Además, ha expresado su deseo de que "este país pueda seguir hacia adelante con un espíritu de paz y prosperidad, absolutamente necesario".

Al acto también ha acudido desde Estocolmo, ciudad en la que reside, Víctor Criado. En su caso, Víctor ha acudido para rendir un homenaje a su abuelo y a su tío, también represariados por el Bando Nacional en la Guerra Civil. Por su parte Víctor Criado ha declarado que para él "la Guerra Civil fue un cuento triste repetido cientos de veces... Con el tiempo, ese cuento se convirtió en mi historia".

Criado ha destacado que este homenaje constituye algo que debería haberse llevado a cabo hace mucho tiempo y ha manifestado su esperanza de que "después del acto, esa herida se cierre en nuestros corazones y podamos contar esta historia con calama y sosiego".

Por su parte Luis Calvo, Presidente de Honor de la Asociación ha explicado que los fusilamientosse produjeron por un supuesto delito de rebelión, pero "no hay que olvidar que los sublevados fueron el Bando Nacional que se levantó contra un régimen democrático respaldado por sufragio del pueblo". Asimismo ha declarado que su objetivo es "hacer llegar a la gente qué pasó y dejar constancia de que esta generación, como herederos de la historia, rinde un homenaje a los injustamente asesinados".

Desde la Asociación se ha querido dejar claro que no persiguen el enriquecimiento, hecho de lo que se les acusa frecuentemente, sino que su interés es "recuperar la memoria de estas personas", las cuales "sólo desarrollaban el puesto para el que sus vecinos les habían elegido. Asimismo han insistido en la "profunda indignidad que supone que en el 2009 todavía haya personas enterradas en las cunetas".

En la actualidad se ha conseguido identificar a unas 600 personas del total de más de 1000 que fueron asesinadas al comienzo de la Guerra Civil, la mayoría en el verano de 1936, lo que desde la Asociación se consider "una represión desmesurada para una zona que no ofreció ninguna resistencia".

Además, actualmente se están investigando los Archivos del Ferrol, en los que se recogen los informes de la Guardia Civil que explican minuciosamente las condiciones y luegares en los que se desarrollaron los fusilamientos.

Emilio Gómez, vocal de la Asociación ha manifestado que "las heridas se cerrarán cuando se recuperen los cadáveres de las cunetas y las tapias a lo largo y ancho de toda la geografía española".Fecha: 30 de julio de 2009Autor: Marta Laso.
_